Justo hoy, 25 Mayo de 2017, día en el que se decide si se recalifica el suelo del Retortillo (Salamanca), para poder construir una mina de Uranio a cielo abierto, despropósito donde los haya, a poco que nos informemos…, me despierto con esta noticia:

“El vertido de aguas ácidas al río Odiel revela que la industria ha dejado deteriorar las minas que ya no explota”

Toda mina crea un gigantesco impacto ambiental durante su explotación, pero lo realmente malo suele venir una vez se han abandonado.

Las balsas de las minas, que almacenan el agua ácida de las minas, dejan de mantenerse y acaban produciéndose escapes contaminantes. Luego solo queda decir que son “escapes controlados” como dice la Junta de Andalucía.

Imaginaros qué sucedería con la mina de Uranio de Retortillo, si llegaran a construirla. A los gravísimos daños durante la explotación, sumarle los posteriores.

Luego vemos como algo normal que en un periódico se nos “informe”, que en 15 años 1 de cada 2 españoles sufrirá cáncer. ¡No es normal!, es causa de las tropelías diarias a las que nos someten.

Hay que asumir, que nuestros gobernantes dirigen España como un país subdesarrollado y pobre, porque en este tipo de países campa la corrupción y la falta de Humanidad a sus anchas sin que nadie exija responsabilidades. En Alemania o Francia jamás se dejaría, ni tan siquiera, plantear la construcción de una mina de Uranio a cielo abierto como la que quieren hacer en Retortillo…

Pero España no es pobre ni subdesarrollada, y aunque los políticos no lo crean, pagarán sus tropelías, y les exigiremos la responsabilidad que les corresponde. Al igual que deben hacer el resto de países a los que consideran pobres y subdesarrollados, pues no hay nadie más pobre que el falto de Espíritu, que el que está carente de Humanidad. Pensaréis que me pongo bíblico, pero lo dicho es una realidad, y los humanos no nos podemos dejar pisotear. No reneguéis de vuestro país, renegar de quien lo destruye y dilapida.

UAdC.

Artículo original en aguapuraesvida.es

Enalces relacionados:

Por la Madre Tierra.